Claves básicas a bordo de una embarcación

Claves básicas a bordo de una embarcación

¿Tienes un barco o estás pensando en comprar una pequeña embarcación?

Sea cual sea la opción elegida, hay unas normas básicas al embarcarte que debes cumplir. Estas son: 

Ten una papelera a mano en el baño.

Un barco no es una casa, por muchas comodidades que tenga y mucho que lo parezca. En el baño, es necesario que no tires nada, ni papel biodegradable ni cualquier otro objeto, tipo de papel o compresa. Además de ensuciar el mar, el wc instalado en los barcos no está preparado para ello y todo lo que puedes provocar es una avería que arruine tus vacaciones. 

Ahorra.

El agua y la luz, elementos básicos de la vida que damos por sentado en nuestro día a día, son limitados en los barcos. Hay que ahorrar todo el agua y energía que podamos. Para ello, solo hay que seguir unos sencillos pasos como apagar las luces al salir de una estancia, cerrar el grifo mientras enjabonamos los platos o nos cepillamos los dientes y darse una ducha solo al final del día para quitarse la sal.

No bebas agua del grifo.

Aunque es potable, los médicos y expertos aconsejan no consumirla. Compra agua embotellada y ten suficiente reserva para todo el viaje. 

Sé precavido.

La comida es un punto importante al emprender un viaje en barco, por corto que sea. Compra lo que necesites de una vez y mantén la despensa llena para que no te falte de nada. Te ahorrarás combustible pues no tendrás que volver al puerto por cosas que se te hayan olvidado. 

Ten en cuenta la nevera que tienes.

Por norma general, los barcos tienen neveras pequeñas en las que no caben muchos alimentos y que por tanto, hay que dejar algunos fuera. Lo mejor es organizarse bien, pensando en salir a comer o cenar fuera algunos días y hacer cenas ligeras. Puedes ingeniártelas para usar alimentos no perecederos para las cenas como por ejemplo latas de atún y aceitunas, botes de pimientos, champiñones o guisantes envasados, etc. 

No navegues de noche.

Es mejor que cuando entre la noche estés atracado en un puerto. Piensa que tanto el mar como el clima son impredecibles, por lo que siempre será mejor estar cerca de un pueblo que en alta mar si surgen problemas.

Fondea generosamente.

Hazlo de 3 a 4 veces al día, siempre calculando bien la distancia por si hay barcos cerca. Cuando lo hagas cerca del puerto o de la costa, ten en cuenta que pueden haber escollos que te dificulten el fondeo.  No dejes nunca el barco sin vigilancia, especialmente si no es tuyo.  Y recuerda mirar siempre la climatología antes de embarcar. Ante cualquier signo de peligro, lo mejor es quedarse en casa. Sin más. Siempre habrá tiempo de salir otro día. 

Recuerda tener en cuenta estos consejos antes y durante la navegación y todo irá sobre ruedas.